Desbaratamos banda encabezada por el “Clan Meza”

Ya es habitual que aparezcan en los noticieros titulares con operativos exitosos realizados por las fuerzas federales bajo el control del Ministerio de Seguridad de la Nación.

Pero lo que no se sabe es que no siempre esos operativos terminan cuando se detiene a las personas involucradas y se incauta droga.

Muchas veces las investigaciones continúan, aunque sin hacerlas evidentes para que los delincuentes no sospechen que sus pasos son seguidos meticulosamente.

Y al contrario del creer popular, en estos casos las segundas partes siempre son buenas.

Ejemplo claro de ello es el golpe que dio Gendarmería Nacional desarticulando la organización trasnacional encabezada por el “Clan Meza” tras incautar casi dos toneladas de marihuana.

La denominada “Operación Payé” -como consecuencia de la que se realizaron 13 allanamientos y se detuvo a 12 integrantes de la red narco entre ciudadanos argentinos, paraguayos y bolivianos- es la continuación de un operativo que comenzó el año pasado con la incautación de 3.500 kilos de marihuana en Corrientes. En ese entonces fueron arrestados dos hombres por el traslado del estupefaciente en un camión y se instruyó a la Gendarmería Nacional para profundizar la investigación hasta dar con todos los responsables.

Fue así como personal del Escuadrón 47 “Ituzaingó”, con apoyo de distintas unidades de la fuerza, llevó adelante una serie de tareas de inteligencia en las provincias de Corrientes, Misiones, Córdoba, Buenos Aires y en la Capital Federal: se intervinieron 30 líneas telefónicas, de lo que surgió información acerca de la organización trasnacional liderada por el “Clan Meza”. Con datos precisos que daban cuenta del acopio de marihuana en la zona metropolitana y habiendo acumulado pruebas, se libraron órdenes de allanamiento en distintos puntos de la Ciudad de Buenos Aires (Barracas, Villa Zavaleta, Villa 21 y Pompeya), el conurbano bonaerense (Morón, Gerly, Temperley y Glew) y la ciudad de Posadas, Misiones.

En Glew fue donde se dio con una flota de camiones preparados para llevar la droga a distintos barrios de la provincia de Buenos Aires, incautándose casi dos toneladas de marihuana.

1930 kilos para ser más precisos.

Y además de los delincuentes detenidos, se secuestraron 10 rodados (siete livianos y tres pesados), 52 equipos de telefonía celular, tres notebooks, una CPU, cuatro tablets, dinero en efectivo y moneda extranjera.

Una vez más, la decisión política del Ministerio de Seguridad y el accionar conjunto de las Fuerzas Federales, anotan otro exitoso procedimiento, sacando de circulación cientos de kilos de estupefacientes y haciendo que todos podamos vivir cada día más seguros en un país sin narcotráfico.






 

ÚLTIMAS NOTICIAS