La otra seguridad

DANIEL RUSSO - Subsecretario de Operaciones de Protección Civil.

El Chaco Salteño es una de las regiones geográficas más complejas del país afectada por sequías extremas e inundaciones.  Las comunidades más vulnerables que la habitan están formadas por aborígenes wichis y criollos que se encuentran viviendo en parajes aislados.
 
En el último verano, médicos de la Policía Federal y Gendarmería Nacional atendieron a más de 1700 personas y esto permitió reducir la mortalidad infantil en la región.

Con este antecedente, la Secretaría de Protección Civil del Ministerio de Seguridad de la Nación, semanas atrás, multiplicó el esfuerzo organizando un nuevo operativo que integró los ministerios nacionales de Seguridad, Defensa, Salud, Desarrollo Social, Cascos Blancos de Cancillería y el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas. También brindó apoyo la Fundación Garrahan. Siempre trabajando de forma articulada con los ministerios salteños de Salud y Asuntos Indígenas y Desarrollo Comunitario.

Fue un trabajo intenso, con temperaturas elevadas en zonas aisladas a las que sólo se puede acceder mediante vehículos cuatro por cuatro.  En estos poblados se reforzaron  las capacidades de salud con médicos y auxiliares que atendieron, en esta segunda etapa, a más de 1800 personas; controlando cuadros gripales, infecciosos y vacunando a niños y ancianos. 

A su vez, se dictaron talleres de salud y se brindaron consejos sobre el uso de agua potable y cuidados sanitarios. En algunas situaciones, se realizaron aeroevacuaciones, como ocurrió con un niño que, por la gravedad del caso, requirió este traslado.
 
En estas zonas remotas la presencia del Estado es especialmente necesaria para proteger la vida; la otra seguridades es colaborar también en generar la educación para autoprotegerse de los riesgos sanitarios.

 

ÚLTIMAS NOTICIAS