Programa Uso Racional de la Fuerza

Fecha de Creación: 15 de Noviembre de 2012

El 15 de noviembre se lanzó el Programa sobre Uso Racional de la Fuerza y Armas de Fuego, creado mediante la Resolución 933/2012 , como parte de las políticas de profesionalización y modernización de los Cuerpos Policiales y Fuerzas de Seguridad

¿Qué es el programa?

El Programa sobre Uso Racional de la Fuerza y Empleo de Armas de Fuego es una acción del Ministerio de Seguridad de la Nación destinada a profesionalizar las intervenciones de los miembros de la Policía Federal Argentina, la Gendarmería Nacional, Prefectura Naval y la Policía de Seguridad Aeroportuaria, en materia de uso de la fuerza, con el objetivo principal de proteger la vida e integridad física de las personas involucradas en esas intervenciones, promover la eficacia operativa y las prácticas respetuosas de los Derechos Humanos.

Para ello, el Programa impulsa acciones de formación, promoviendo rutinas de trabajo bajo los principios de Uso Racional de la Fuerza, acordes a los estándares internacionales vigentes, como también impulsa acciones vinculadas al bienestar del personal de las Fuerzas. Asimismo, provee la información relevada para el desarrollo de las funciones propias de la Secretaría de Seguridad, especialmente en cuanto a supervisión, control y evaluación del desempeño de los efectivos.

El Programa fue creado en noviembre de 2012 con el objeto de dar cumplimiento a los compromisos asumidos por la Nación en materia de estándares  internacionales de Derechos Humanos para uso policial de la fuerza, en particular de los siguientes documentos:

  • “Código de Conducta para Funcionarios encargados de hacer cumplir la Ley” (adoptado por la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas).
  • “Principios Básicos sobre el Empleo de la Fuerza y de Armas de Fuego por los Funcionarios Encargados de hacer cumplir la Ley” (adoptados por el Octavo Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente).

¿Cómo funciona el Programa?

Tanto en el Código de Conducta (incorporado por la Ley de Seguridad Interior, en su artículo 22) como en los Principios Básicos, se establece que los gobiernos y autoridades institucionales de las fuerzas policiales y de seguridad tengan conocimiento inmediato sobre los hechos en los cuales el personal de estos organismos haya empleado armas de fuego. Si bien este compromiso se vincula a aquellas situaciones en las cuales el personal policial o de las fuerzas de seguridad efectúa un disparo, el Ministerio de Seguridad de la Nación extendió la medida a todos los hechos en los cuales el personal policial se vea involucrado en un hecho donde se haya empleado un arma de fuego, lo que incluye hechos en los cuales el personal haya sido víctima de un disparo.

¿Cuáles son los principios del Uso Racional de la Fuerza?

 

PRINCIPIO

 

DESCRIPCIÓN

LEGALIDAD

¿CUÁNDO SE PUEDE USAR LA FUERZA?

El uso de la fuerza sólo está autorizado cuando el objetivo que se pretende alcanzar y el modo en que se utiliza ese recurso se encuentran respaldados por normas jurídicas que así lo autorizan. En relación a ello, el uso de la fuerza por parte de las Fuerzas Policiales y de Seguridad tiene que adecuarse a las normas constitucionales, legales y reglamentarias vigentes, así como a los tratados internacionales en materia de Derechos Humanos.

OPORTUNIDAD

¿EN QUÉ MOMENTO ES NECESARIO USAR LA FUERZA?

Cuando todos los demás medios legítimos para alcanzar ese objetivo resulten ineficaces y el uso de la fuerza no acarree consecuencias más lesivas que aquellas que se producirían en caso de no recurrir a ella. En este sentido, el uso de la fuerza es siempre un medio para la consecución de un fin policial legítimo. Por tanto, recurrir a él requiere la evaluación desde un punto de vista táctico, así como ético. La oportunidad de usar la fuerza por parte de la policía resultará de la evaluación del riesgo que presente la situación, conforme las circunstancias que objetivamente produzcan o pudieran producir un agravamiento o des-escalamiento del conflicto y la violencia.

PROPORCIONALIDAD Y MODERACIÓN

¿CUÁNTA FUERZA SE DEBE UTILIZAR?

El nivel de fuerza aplicado debe ser proporcional a la agresión recibida, la gravedad de la amenaza y los riesgos objetivos que de ella surjan, procurándose evitar daños innecesarios (moderación). Así, el grado de fuerza aplicado deberá ser evaluado por el personal en relación a la gravedad del delito y al objetivo que persiga salvaguardar.

RESPONSABILIDAD Y RENDICIÓN DE CUENTAS

¿CÓMO SE CONTROLA EL USO DE LA FUERZA?

El personal debe asumir las responsabilidades de su accionar y rendir cuentas por las acciones efectuadas. Quien utiliza la fuerza, sus superiores, y en última instancia el Estado, deben rendir cuentas por esa acción y responder por las consecuencias que acarree su uso.

¿Qué acciones lleva a cabo el Programa?
Doctrina. El enfoque del Uso Racional de la Fuerza atraviesa todo el accionar de las fuerzas policiales y de seguridad federales. 
  • La actividad profesional de las fuerzas exige eficacia operativa y prácticas respetuosas de los Derechos Humanos
     
  • Que el ejercicio de la autoridad pueda ser percibido por la ciudadanía, para garantizar la seguridad y para la prevención del delito.
     
  • Es preciso que la actuación de las fuerzas se enmarcarse en principios de actuación conforme a la Ley, empleando la fuerza de manera proporcional, moderada y sólo cuando sea estrictamente necesario.
     
  • La actuación de las fuerzas debe ser respetuosa de la comunidad: construir confianza con la misma, cercanía y proximidad; prestando especial cuidado sobre aquellos ciudadanos en condiciones de vulnerabilidad, responsabilizándose de su accionar, y rindiendo cuentas por ser parte de las Instituciones de la democracia.
     
  • El accionar de las fuerzas policiales y de seguridad se ajustan a las normas legales y reglamentarias, ajustando el desempeño a los protocolos de actuación que hacen más previsible y transparente el desempeño.

Formación. Las fuerzas policiales y de seguridad federales cuentan con una formación inicial y continua basada en el enfoque del Uso Racional de la Fuerza. Las políticas de profesionalización impulsadas por el Ministerio de Seguridad en la materia son:

  • Modernización de los planes de estudio, incluyendo asignaturas y prácticas de formación basadas en los principios del Uso Racional de la Fuerza, el “Código de Conducta para Funcionarios encargados de hacer cumplir la Ley” (adoptado por la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas) y los “Principios Básicos sobre el Empleo de la Fuerza y de Armas de Fuego por los Funcionarios Encargados de hacer cumplir la Ley” (adoptados por el Octavo Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente).
  • Creación de los Centros de Reentrenamiento en las cuatro fuerzas federales, lo que permite que el personal en servicio esté permanentemente en formación y mantenga sus capacidades operativas, necesarias para desarrollar la labor.
     
  • Capacitación operativa: se han desarrollado numerosas actividades formativas en los distintos destinos del personal, en las unidades y dependencias de las fuerzas, a fin de vincular las realidades del territorio de operación, los retos y dificultades del servicio con la actividad académica. 
     
  • Incremento de las prácticas de entrenamiento con armas de fuego: se han duplicado las  prácticas de entrenamiento en tiro con las armas reglamentarias del personal, fortaleciendo medidas de seguridad y protección, como así también aumentando la efectividad y el dominio de las diferentes técnicas. Asimismo se han incorporado tecnologías clave para la formación como los Polígonos de Tiro Virtual, que permiten ejercitar en escenarios próximos a la realidad operativa, fortaleciendo el desempeño, la toma de decisiones y la evaluación del personal. 
  • Elaboración de bibliografía especializada sobre Uso Racional de la Fuerza (manuales, cartillas, material de difusión en distintos entornos).
  • Análisis de los enfrentamientos armados en los que el personal de las fuerzas policiales y de seguridad se ve involucrado, a fin de vincular el conocimiento de esos hechos a la formación; diseñar dispositivos de formación realistas que permitan acercar las situaciones y condiciones tácticas reales, su dinámica y desarrollo, con las prácticas formativas. 
  • A partir del análisis de los enfrentamientos armados, producir recomendaciones sobre medidas de protección, y asesorar a las áreas institucionales correspondientes sobre los cursos de acción a seguir en la materia.

Bienestar. El enfoque del Uso Racional de la Fuerza integra el cuidado del personal como pilar de este paradigma. Implementa medidas que proporcionan orientación a los funcionarios que intervengan o potencialmente pudieran intervenir en situaciones en las que se emplee la fuerza o las armas de fuego, con el propósito de sobrellevar las tensiones propias de esas situaciones, es un objetivo prioritario de la política de Seguridad. Junto con las distintas áreas de promoción del Bienestar, la Salud Física y Mental del personal, del Ministerio de Seguridad y de las fuerzas federales:

  • Se realizan talleres de sensibilización sobre el manejo del estrés crónico y la prevención del Síndrome del Estrés Postraumático.
     
  • Se entrevista al personal que ha participado en hechos donde se haya puesto en riesgo la vida e integridad física de ese personal, con el fin de orientarlo en las distintas instancias institucionales que pueden darle asistencia médica y/o psicológica en caso que la situación lo requiera.
     
  • Se capacita al personal que tiene la responsabilidad en la conducción operativa e institucional, a fin que estén formados para las primeras intervenciones y contención necesaria para el personal que haya.

Logística y equipamiento. Se promueve que el personal vele por el buen cuidado y mantenimiento del equipamiento provisto, y la acción de dar a conocer las políticas institucionales para la provisión y mantenimiento del equipamiento en buenas condiciones para la operación.

  • Cada efectivo que haya participado de un hecho y empleado su arma defuego, y al que le hayan reemplazado la misma tiene acceso a una práctica de tiro específica a fin de familiarizarse con el nuevo armamento. 
     
  • En caso de comprobarse problemas mecánicos del arma y/o la munición, las áreas de provisión del equipamiento procederán al reemplazo o reparación del mismo.  
     

Análisis de los hechos. Las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales tienen la obligación de informar inmediatamente al Ministerio de Seguridad la totalidad de los hechos en los que el personal se haya visto involucrado en un hecho de uso de armas de fuego (Rendición de Cuentas). 
 

  • El Programa analiza los partes informativos a fin de elaborar insumos para la formación y el bienestar del personal, sea en recomendaciones o en información crítica para la toma de decisiones operacionales. 
     
  • El Programa realiza informes a requerimiento de la Secretaría de Seguridad.

ÚLTIMAS NOTICIAS