PSA detuvo a un joven que llevaba 54 cápsulas de cocaína dentro de su cuerpo

Los narcotraficantes que encabezan las bandas criminales rara vez hacen "el trabajo sucio". En general utilizan terceras personas. Algunas aceptan porque es su forma de vida y eligieron mantenerse fuera de la ley. Y otras -lo que no justifica jamás que cometan un delito- porque están desesperadas ya que no tienen trabajo o atraviesan un momento personal difícil. Y siendo "mandaderos" encuentran -o creen encontrar- una salida rápida.

Lo métodos para trasladar droga son muchos y cada vez aparecen situaciones más sorprendentes, como ocultarla en una tabla para planchar, hecho que se descubrió hace apenas unas horas. Pero la forma más arriesgada, porque se pone en juego la vida, es la de ser "mula" y llevarla dentro del cuerpo. 

Por ello es que Policía de Seguridad Aeroportuaria -siguiendo lineamientos del Ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich- está muy atenta todo el tiempo y oberva cada paso que dan quienes están por abordar un avión. 

Cuando uno llega a un aeropuerto cree que nadie lo ve, sin embargo y lejos de eso, hay cámaras que monitorean las actitudes de todos los pasajeros. Y llegado el momento, los oficiales actúan. 

Esto fue lo que sucedió en el aeropuerto Internacional de Ezeiza "Ministro Pistarini", cuando agentes que observaban las cámaras detectaron a un hombre joven -ciudadano argentino de 32 años- que caminaba por la Terminal C con signos de desorientación.

Dejaron que hiciera el trámite de “check in” en los mostradores de la empresa Aerolíneas Argentinas, mientras advertían de la situación a sus colegas que realizaban los controles a los pasajeros próximos a embarcar en un vuelo hacia la ciudad de Río Grande (Tierra del Fuego). 

Hay gestos y movimientos corporales que denotan preocupación y nerviosismo. Los oficiales saben leer esas expresiones no gestuales, como en esta oportunidad, en la que el hombre se mostraba nervioso y claramente evasivo mientras lo revisaban. .

Entonces, y ya sospechando con qué se iban a encontrar, llamaron a testigos y  le realizaron un chequeo no invasivo, mediante un escáner de cuerpo o “body scan”, a través del cual se vio la presencia de objetos extraños en el interior de su organismo. En ese momento, el joven confesó que llevaba “cápsulas de cocaína adentro”.

Más tarde, el personal de la fuerza que dirige Alejandro Itzcovich lo derivó al Hospital Interzonal de Ezeiza “Alberto Eurnekian”, donde los profesionales confirmaron la ingesta. Fueron 54 cápsulas que contenían 430 gramos de clorhidrato de cocaína.

El detenido quedó incomunicado y a disposición del Juzgado N° 1 de Lomas de Zamora, a cargo de Alberto Patricio Santamarina.

Motivos para llegar a poner en riesgo la vida con estos actos sobran cuando la solución a los problemas no asoma en el horizonte, pero estas personas -tal vez desesperadas- siempre se encontrarán con oficiales que estarán alertas, no sólo para que la droga no llegue a destino y perjudique miles de vidas, sino para evitar un desenlace fatal para quienes creen que hacer de "mula" los salvará para siempre. 

Y con otro detenido más y cientos de dosis de cocaína que se suman a las que se incautan todos los días, sigue la lucha incansable para que vivamos en una Argentina sin narcotráfico.

ÚLTIMAS NOTICIAS